jueves, 21 de junio de 2018

Cine, lo que vamos viendo. Tres reseñas (nº CVIII)

Fecha estelar: -304530.3
_____________________________


Películas reseñadas:

- El instante más oscuro (2017)
- Perfect Number (2012)
- Blackhat (2015)


________________________________________________________________________________
El instante más oscuro (2017)
Dir. Joe Wright

Vaya por delante que la interpretación que hace Gary Oldman de Winston Churchill en esta película es, con mucha direrencia, lo más importante que puede ofrecer. Está la interpretación de Gary Oldman tan por encima del resto del reparto que este no parece sino un mero grupo de acompañamiento. Un premio Oscar más que merecido, pero una interpretación que por sí sola no consigue que la película llegue a un buen nivel porque,  casi desde el principio, se le nota un tufillo hagiográfico y manipulador que hace sospechar sobre la veracidad de lo que se está viendo.

No se puede negar que la película tenga un mal ritmo, que no lo tiene pues sus más de dos horas pasan rápidas. Tampoco se le puede negar el esfuerzo de producción aunque el acabado tenga un aspecto más de película para televisión que para el cine, y ello a pesar del esfuerzo de Joe Wright por lo contrario, con esos traveling a cámara lenta o esos planos cenitales de escenarios bélicos, que con un ordenador hoy día se consigue lo que se quiera, incluyendo las transiciones de lo dibujado a lo real sin que se note nada. El problema está en que una película biográfico/histórica, que quiere contar lo ocurrido entorno al primer ministro británico en los meses de abril y mayo de 1940, se envuelva con un papel de rigor histórico y luego descubras que la historia se cuenta de otra manera. Lo loable de una película de este género es que sepa rellenar las lagunas con ideas pausibles y bien hiladas, lo censurable es que manipule.

Y no es necesario ser un gran conocedor de lo ocurrido históricamente para percibir que lo que estas viendo en esta película es una especie de invento a pesar de que la mayor parte de lo que se ve, pues debió ocurrir de forma muy parecida a como se escenifica. Al principio da la sensación de que vamos a ver una revisitación de "El hundimiento", la magnífica película de Oliver Hirschbiegel, pero pasada por el prisma británico, a saber, la visión de lo ocurrido en aquellos días a través de las vivencias de la secretaria del primer ministro. En cierto modo es así, pero lo que ocurre con la secretaria en su parte admirativa de la figura del líder, con su propio drama familiar, es tan forzado como artificioso. Pero lo peor, lo que denota el caracter cuasipropagandístico de lo que se está viendo, es el episodio del tren. Episodio multiracial también, y culta, capaz de continuar con una cita literaria, como debe ser en los tiempos que corren.

Terminada la película, quedas con la sensación de haber visto una colección de hechos reales mezclado con medias verdades y, directamente, inventos. Y la curiosidad de investigar a posteriori, solo un poco, para comprobar que la veracidad de la película es muy discutida por historiadores en los aspectos más importantes, aparte de que la secretraria personal de Churchill, Elizabeth Nel, empezó a trabajar para él un año después de los hechos aquí contados, y lo peor, que no tuvo un hermano en Dunkerque. Vamos, que su papel aquí es meramente inventado aunque la anécdota de su presentación, al principio de la película, sí es cierta aunque ocurriera un año después. Y el episodio del tren, cuando todas las alarmas de sospecha se disparan, que es puramente inventado con una finalidad muy clara.

5/10 - Pasable



______________________________________________________________________________
Perfect Number (2012)
Dir.: Bang Eun-jin

Segunda adaptación, esta vez coreana, de la novela La devoción del sospechoso X, escrita en el año 2005 por el escritor japonés Keigo Higashino. La primera adaptación, japonesa, corrió a cargo de Hiroshi Nishitani y se tituló en inglés Suspect X (2008), aunque su título en japonés era el mismo que el de la novela. A día de hoy existe otra adaptación de nacionalidad china titulada igual que la novela y dirigida por Alec Su en el año 2017.

Esta reseña de la película está muy sujeta por la lectura previa de la novela de Keigo Higashino. Desde luego, porque si no se ha leído la novela y no se sabe nada de ella la opinión y valoración de la película puede ser muy diferente. Es claro que conocer de antemano los entresijos de la historia y el desenlace de la misma resta mucho a la característica principal de este cine, la intriga. Bueno, partiendo de la base de que el director sepa mantener la tensión e intriga a lo largo de la película, que esa es otra historia.

Respecto de la novela, esta película sí que se debe considerar como una adaptación. Hay numerosos cambios aunque la línea general de la historia se mantiene. Sin embargo los cambios, muy discutibles, llevan la historia por el camino de lo fácil y la simplificación con la consiguiente pérdida de tensión. Un cambio cuyo motivo se me escapa por completo es que en la novela la protagonista principal vive sola con su hija mientras que en esta película se cambia por su sobrina. ¿Por qué? ... pues vaya ud. a saber. Otro cambio relevante es que la novela está conformada en torno a cuatro personajes principales mientras que en esta película dos de ellos se funden en la figura del detective que lleva la investigación del caso. Se trata, seguro, de simplificar para tratar de meter la historia en una película de dos horas. Lo que ocurre es que se ha ideado un personaje excesivamente obsesivo, interpretado por un actor demasiado histriónico. Se pierde la vertiente de genialidad deductiva que tiene el personaje de la novela aquí desaparecido.

Y, desaparecido uno de los personajes, la película está mucho más centrada en mostrar la relación directa entre la protagonista, Hwa-Sun, y su retraído vecino, el profesor de matemáticas Suk-Go. Y me refiero a relación directa porque en la novela los dos personajes, cara a cara, intercambian contados diálogos mientras que en Perfect Number se inventa mucho siendo las interacciones directas de los dos personajes mucho más numerosas. Y yo diría que innecesarias porque esto es, verdaderamente, un problema. Se desnaturaliza el verdadero sentido de la actitud de Suk-Go que viene perfectamente descrito en el título de la novela. Y el asunto va a peor conforme avanza la película, aparte de que se llega a cometer cierta torpeza al dar pistas sobre la resolución final, que se debería guardar, como su nombre indica, para el final. Conforme avanza la película el lector de la novela puede comprobar como esas torpezas no son tales pues siguen luego con la investigación del inspector. Por tanto, son premeditadas, demasiadas escenas inventadas, adaptadas para cuadrar todo en una adaptación que adolece de una intriga bien llevada y con una jugada maestra final desvituada, con poca sorpresa. Al final la película casi que se decanta por el melodrama.

En definitiva, una película que, si no conoces la historia, puede resultar interesante y entretenida pero que como adaptación me resulta decepcionante. En mi opinión la películla japonesa del 2008, que también inventa, aunque bastante menos, es una adaptación bastante más fiel y superior.

5/10 - Pasable



________________________________________________________________________________

Blackhat - Amenaza en la red (2015)
Dir. Michael Mann

Con un inicio más que interesante, Blackhat es un thriller que poco a poco se va desinflando. Quizás sea porque el propio director se pierde entre tanto embrollo informático para lo que realmente está contando. El caso es que el interés de este thriller interncional, que parece pensado para su venta en China, va decayendo poco a poco. Y la meticulosidad inicial de los procesos y procedimientos también, porque al final lo que importa es poner a los personajes desde A hasta B y da igual cómo lo hayan conseguido.

Lo único que levanta el interés son los tiroteos, aspecto que Michael Mann sabe rodar como nadie. Aquí no están mal, sin demasiadas alabanzas. Desde luego no se llega al nivel del tiroteo por las calles en Heat (1995), posiblemente uno de los mejores jamás rodados, pero ciertamente son los únicos momentos que levantan el interés en lo que estás viendo. Eso sí, una muestra más del decaimiento de la película conforme avanza es, irónicamente, el irrisorio desenlace y desarrollo de la secuencia final. Como si el director hubiera dicho algo así como "bueno, vamos a acabar con esto ya de una vez por todas y como sea".

4/10 - Regular







Nº de películas reseñadas en el blog: 405
-----------------------------------------------------------------------------------  
Recuerda, amigo lector, que estas reseñas están basadas única y exclusivamente en mi opinión y gusto personal que puede, o no, coincidir con la del resto de los mortales.  -