domingo, 28 de mayo de 2017

Cine, lo que vamos viendo. Tres reseñas (nº LXV)

Fecha estelar: -305594.8
_____________________________

Películas reseñadas:

- Logan (2017)
- Killer Joe (2011)
- Vivir de noche (2016)


______________________________________________________________________________
Logan (2017)
Dir. James Mangold

De vez en cuando, aunque ciertamente es poco habitual, te encuentras con una película de superhéroes que sí te llama la atención y que merece de una mayor consideración. En mi caso, siendo que la mayoría de los comics de este tipo no me interesan lo más mínimo, el acercamiento a estas historias es estrictamente cinematográfico, lo cual debe ser una aclaración importante, una especie de aviso a navegantes que por lo visto hay que hacer siempre que se dé una opinión sobre una película de superhéroes no vaya a ser que se te minusvalore la susodicha porque normalmente no entra en la alabanza generalizada de estas películas.
Pero bueno, no es el caso de Logan, película que sin entrar en demasiados detalles y a pesar de que tiene sus faltas, me ha resultado buena. Mucho mejor, seguro, que cualquier película del universo Marvel editada bajo el sello Disney. El motivo es muy claro, cualquier alejamiento de la tontería, la banalidad y el chiste continuado, ya sea mientras jugamos al billar, mientras comemos o mientras salvamos al mundo luchando con el malvado de chichinabo de turno, eso sí, con acción sin sentido y sin descanso, todo muy bien hecho y recomendado para edades que van desde los niños de pecho hasta los 99 años, cualquier alejamiento de este cine siempre llamará mi atención. Por eso no hay muchas películas de superhéroes realizadas en este siglo que sean de mi agrado. Desde luego las dos primeras de la trilogía de Christopher Nolan pasan por aquí, y también Watchmen, pero mucho antes estaba “El protegido” de Shyamalan y ahora su última “Múltiple” o incluso la denostada Batman v. Superman. Poco más.
Lo que ayuda a que Logan sea buena es, como siempre, el acercamiento del héroe a lo terrenal. El tono crepuscular y, sobre todo, adulto de la película le hace ganar muchos enteros. Se opta para ello con darle un aire al cine de Peckinpah, que le sienta bastante bien. Aunque la historia no es que sea nada del otro jueves, permite montar una road movie pausada, sin necesidad de estar continuamente dándose ostias imposibles y con personajes que hablan, que tienen algo que contar y que, te interese más o menos, permite no solo su propio desarrollo sino también el ir conociendo poco a poco cómo es este futuro fronterizo del año 2029 en el que los mutantes están en franca decacencia. Desde luego, la calificación R de la película es más que necesaria para que la violencia se muestre tan cruda como debe ser y las personas suelten las imprecaciones que les vengan en gana que es lo más normal y terrenal. Las peleas están bien y no se suele abusar de lo imposible o increíble bajo las leyes de la física. Lo que es inevitable en estas películas es la “masa humana” muy bien pertrechada pero que no es más que carne de cañón, como si de stormtroopers se tratara.
En cualquier caso Logan también tiene algunos problemas. La historia general, no los detalles, ya ha sido contemplada en muchas películas anteriores lo cual la hace previsible respecto del destino de los personajes. Lo mejor de la película está en sus primeros dos tercios pues al final la película se vuelve más coral, rutinaria entre las películas de mutantes. Tampoco puede evitar un esbirro malo con brazo mecánico muy estereotipado, demasiado. Y ciertamente la película se sostiene en unas buenas interpretaciones de Hugh Jackman, Patrick Stewart y de la niña Dafne Keen. Eso sí, la niña está muy bien mientras no habla porque en versión original tiene un tono augudo de voz que (son cosas mías) no pega para nada con el personaje.
¿Es posible que sea Shane (Raíces profundas, 1956) una de las películas más influyentes y/o referenciadas en el cine?

7/10 - Buena


________________________________________________________________________________
Killer Joe (2011)
Dir. William Friedkin

Cualquier crítica o reseña de una película de William Friedkin irá acompañada, casi siempre, de una mención a las que son sus dos mejores películas, "El exorcista" (1973) y, sobre todo, "The French Connection" (1971). Lo que pasa es que ya ha llovido mucho desde entonces, resultando que cuesta encontrar alguna otra película buena de este director.
Puede ser que dada su edad, "Killer Joe" sea el último trabajo del director. Ante tal circunstancia, parece como si el sr. Friedkin hubiera decidido finalizar a lo grande. A lo grande en sordidez y mal gusto. Será que la vida, o los humanos, somos así.
El caso es que la película tiene sus cosas buenas que pasan, desde luego, por el retrato del paletismo tejano. Más bien parece una crítica en tono de comedia negra para con la violencia familiar como consecuencia de la ignorancia, la simpleza y la depravación. Es como una especie de Fargo pero con la idiosincrasia de la gente del sur, de esos tejanos acostumbrados a llevar una vida semidesnuda en un parking de caravanas y que suelen pasear por abandonadas instalaciones industriales y arrabales ruinosos. Y con una sensación de malsanidad bien mostrada, incluyendo al propio Killer Joe que no parece trigo limpio dentro del estándar del "asesino a sueldo escrupuloso con su trabajo".
Es mientras se presenta a los personajes cuando te encuentras lo mejor de la película porque cuando toca entrar en el desarrollo del planteamiento de partida la la cosa deriva hacia unas acciones que resultan excesivamente forzadas y poco convincentes. Pero bueno, ahí vas, aguantando poco a poco mientras la película avanza hasta llegar a una larga escena final que parece que promete pero que el director se carga con un sin sentido, otro más, en forma de muslo de pollo al kentucky y que consique que, ciertamente, la película resulte inolvidable.
4/10 - Regular

________________________________________________________________________________
Vivir de noche (2016)
Dir.: Ben Affleck

Cuarto largometraje de Ben Affleck para un guion adaptado por él mismo de una novela de Dennis Lehane. El control de Affleck en la película es absoluto porque además es el productor y también se reserva el papel principal. Pues en este caso algo ha fallado y puede ser que sea como consecuencia de este absolutismo.
Pero el fallo no es, desde luego, por su puesta en escena, ni porque se escatime en la ambientación de los años veinte, sobre todo mientras se encuentran en Boston, ni tampoco porque esté mal rodada, que Affleck sabe dónde poner la cámara y cómo moverla, que ya ha demostrado en sus trabajos anteriores que buen director sí que lo es. Por destacar también, la película tiene dos escenas importantes que son de lo mejor, una muestra de que Affleck conoce la técnica: un largo tiroteo en una mansión y una persecución con coches de los años veinte que no ha debido ser fácil de rodar pero que ha quedado muy bien resuelta. Son escenas que te sacan del tedio que resulta en general la historia que se cuenta. Porque ése es uno de los escollos de la película, el poco nervio que hay en la historia que transcurre monótonamente por caminos poco originales.
Ahora bien, por poco original que sea la historia que se presenta, el resultado aún puede quedar más que digno si se aporta ritmo narrativo y si se elige a actores cuya sola presencia de empaque a la película. Así ocurre con Brendan Gleeson, aunque su presencia es bastante corta, o también con un Chris Cooper muy desaprovechado. Pero no ocurre con el papel principal, el otro escollo que es ver como el propio Ben Affleck se asigna el rol. El error de casting que se comete es más que evidente y el absolutismo de la producción puede que no fuera capaz de hacerle ver el traspié que podría dar y que, de hecho, da. La languidez de una interpretación plana solo contribuye a que el aburrimiento se apodere del espectador. Ciertamente su actuación en sus dos películas anteriores tampoco es que fuera muy diferente, pero sus limitaciones como actor se diluían en la adecuación de sus limitados registros a las características de su personaje y a la fortaleza e interés de las historias que desarrollaba. En el caso de “Viviv de noche” esta circunstancia no ocurre y el resultado es una historia muy bien empacada aunque no excesivamente original y que no consigue captar la atención por culpa del ritmo que se imprime y por una insípida actuación a la que no consigo captar los matices (ironía off).
5/10 - Pasable








Nº de películas reseñadas en el blog: 275
-----------------------------------------------------------------------------------
Recuerda, amigo lector, que estas reseñas están basadas única y exclusivamente en mi opinión y gusto personal que puede, o no, coincidir con la del resto de los mortales.





 -